Homenaje a Eduardo Arena: Ícono del surfing peruano y mundial

Deportes

Written by:

Foto: Fernando Aguerre - Archivo Fotográfico

Foto: Fernando Aguerre – Archivo Fotográfico

Como peruano y como amante del surf, te llenará de orgullo leer las siguientes líneas. El Perú representado en Eduardo Arena, es protagonista del origen competitivo del surfing mundial.


Muchas veces es bueno hacer un alto, sobre todo en momentos en donde sentimos que no tenemos el norte tan claro (por más que sigamos yendo hacia adelante), es ese el momento en donde miramos hacia atrás para ver la historia, en especial la historia competitiva del surfing mundial y en la que sin querer nos damos cuenta que el Perú ha sido clave en su desarrollo y que como tal, llevamos la gran responsabilidad de honrar ello día a día… Sobre esto, el genial Javier Fernández, director de la muy respetada Revista TABLISTA, nos comparte gentilmente la siguiente nota que busca rendir un especial homenaje a Eduardo Arena, el gestor de las bases competitivas del surfing mundial, esa pasión que nos encandila a diario; todo ello lo generó un peruano y deberías sentirte por siempre orgullo de ello.


HACE 52 AÑOS

Hace cinco décadas se organizó el primer campeonato mundial de tabla oficial entre selecciones nacionales.

El texto que vas a leer a continuación; fue publicado en 1967 en la revista CLUB WAIKIKI en el que se narra cómo se hizo la creación de la INTERNATIONAL SURFING FEDERATION (ISF), institución que fue fundada en el Perú el 23 de febrero de 1965 (en la casa de Pancho Wiese y con la presencia de un notario público) por los representantes de cinco países: Australia, Sudáfrica, Francia, Estados Unidos de América y Perú.

El estado peruano debe rememorar esta importante contribución del Perú a la evolución de la tabla mundial otorgándole los LAURELES DEPORTIVOS DEL PERÚ o la ORDEN EL SOL DEL PERÚ al tablista peruano fundador de esta institución deportiva internacional que hoy tiene 100 naciones asociadas.


LIMA 1965

Por: Eduardo Arena Costa – Fundador de la International Surfing Federation (ISF)

Llegué a Australia con Héctor Velarde en abril de 1964, lleno de entusiasmo y espíritu de aventura, pues ahí comenzaba nuestro viaje alrededor del mundo.

Foto: Archivo Fotográfico Club Waikiki

Foto: Archivo Fotográfico Club Waikiki

En Sydney (Australia) habían organizado extraoficialmente por primera vez un “Campeonato Mundial de Tabla Hawaiana” y fueron invitados surfers de casi todo el mundo. Fue un lindo torneo en el que deportivamente no ocupamos los primeros lugares, pero, en cambio, socialmente fuimos los campeones; indudablemente fue la mejor parte del viaje y dicen que hasta ahora se acuerdan de nosotros.

Hasta esa fecha muchos países habían organizado torneos, pero todos con reglamentos e ideas propias; yo siempre tuve en mente que la “Tabla Hawaiana” debía ser como cualquier otro deporte, en el sentido que debía haber una Institución Internacional que la regulara.

Aprovechando que en Sydney había representantes de todos los países, cité a una reunión y se sentaron las bases para la formación de lo que es ahora la “International Surfing Federation”; como consecuencia de mí iniciativa me eligieron Presidente.

El último día hubo en la playa de “Manly-Sydney” un gran cocktail de despedida, y en el momento culminante, entusiasmado, anuncié que el Perú seria sede en febrero de 1965, del Primer Campeonato Mundial Oficial de Tabla Hawaiana, y quedaron invitados los equipos de todos los países. Al día siguiente nos dimos cuenta de la responsabilidad que había asumido. Y así nació nuestro mundial. Tomado el compromiso, regresando a Lima tres meses después, comencé a trabajar intensamente.

Foto: Archivo Fotográfico Club Waikiki

Foto: Archivo Fotográfico Club Waikiki

Reunir los fondos necesarios parecía una fantasía casi imposible de lograr. Sin embargo, gracias a la cooperación de “El Comercio”, “Pepsi Cola”, “Cía. Petrolera Lobitos”, “Aerolíneas Peruanas”, “Corporación de Turismo” y el “Comité Nacional de Deportes” fui acercándome a lo casi imposible, y así, de angustia en angustia, terminé firmando un contrato con la “NBC, Televisión de Nueva York” y se aseguró definitivamente la financiación total. El Primer Campeonato Mundial en el Perú era ya una realidad.

Las gestiones de la “International Surfing Federation” también siguieron adelante y lo más importante se logró: que se legalizara la formación de las asociaciones de cada país y que estas fueran reconocidas oficialmente por sus respectivos países. Ahora somos una entidad con personería jurídica y reconocida en nueve países.

Una de las grandes preocupaciones era el escenario donde debía realizarse el Torneo.

Hasta ese momento todos nuestros campeonatos los habíamos organizado en “Kon-Tiki”, que si bien es un lugar aparente para el “Surfer”, no lo es ni para el público ni mucho menos para los jueces, algo fundamental en un torneo. Así, después de muchas búsquedas y varias amanecidas discutiendo acaloradamente en la casa de Coco Granda, se decidió que el campeonato debía realizarse en lo que llamamos “Punta Rocas”. Hasta ese momento nadie había corrido en ese lugar y así nació lo que es ahora uno de los escenarios más conocidos del mundo y lugar predilecto de nuestros “tablistas”.

Foto: Archivo Fotográfico Club Waikiki

Foto: Archivo Fotográfico Club Waikiki

Llegó así febrero y todo estaba listo. Se trabajó intensamente, y como un complemento a los problemas que surgían como por encanto, sufrí un profundo corte en el pie que me obligó a cojear durante todo el torneo. Invitamos jueces internacionales y el “Head Judge” fue Pancho Wiese.

El éxito del Mundial sobrepasó toda expectativa. Vinieron 54 surfers de todo el mundo y estaban presentes, indudablemente, los mejores de cada país. Para sellar el éxito el ganador fue un peruano, Felipe Pomar. Revisando después las cartillas de los cinco Jueces Internacionales, cuatro le habían dado el triunfo a Felipe. Con esto también iniciamos la era de que los torneos de importancia se juzguen con Jueces Internacionales. Ahora no se concibe un torneo en ninguna parte del mundo sin que se inviten jueces de diferentes países.

Foto: Revista Caretas / International Surfing Association (ISA)

Foto: Revista Caretas / International Surfing Association (ISA)

La película que tomó la “NBC” fue televisada para todos los Estados Unidos en colores, y el éxito fue tal, que llena de orgullo que al cabo de tres meses la volvieron a pasar de costa a costa, hecho sin precedentes para un evento deportivo en la televisión norteamericana.

Con el Mundial se puede decir que se le dio el gran empujón a nuestro deporte en el país. Desde esa fecha el número de tablistas ha crecido en una proporción formidable y me complace ser parte de ellos.

Estados Unidos nos siguió en el ejemplo, y el año pasado organizaron un Mundial en California que tuvo un gran éxito y fue organizado también bajo los reglamentos y bases de la “I.S.F.”.

Eduardo Arena Costa - Foto: International Surfing Association (ISA)

Eduardo Arena Costa – Foto: International Surfing Association (ISA)

Ahora la “International Surfing Federation” que aún presido, tiene firmado un contrato con la “ABC, Televisión de Nueva York” para futuros mundiales y ya estamos organizando el Mundial de 1968 que será definitivamente en Puerto Rico, en octubre del año próximo. El Mundial del 70 será en “Sudáfrica”.

Con esto, pues, creo se ha contribuido a la difusión del deporte que tanto nos apasiona y a nuestro prestigio en el extranjero.

Aquí les comparto un reportaje hecho por Michael Succar (CMD) sobre la gran hazaña de Felipe Pomar en 1965.

Foto: Fernando Aguerre - Archivo Fotográfico

Foto: Fernando Aguerre – Archivo Fotográfico

SOBRE LA IMAGEN: En agosto del 2008, la SIMA (Surf Industry Manufacturers Association) le otorgó a Eduardo Arena Costa el premio “Lifetime Achievement Award”. Fue una ceremonia emocionante, en una gala con más de 800 invitados, en donde el actual presidente de la International Surfing Association (ISA), el argentino Fernando Aguerre, vestido con un traje de Inca que adquirió en Cuzco (que incluía 20 Kg. de bronce) le entregó espectacularmente su premio. Además de su esposa Marita, lo acompañaban Héctor y Maria Gracia Velarde, y también Fred Hemmings.

Ahora le toca el turno al estado peruano para brindarle también el justo reconocimiento.

Texto: Revista TABLISTA

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *