OPINIÓN: Gustavo Faverón explica en 6 pasos la polémica desatada en contra del Currículo Nacional del MINEDU

Sociedad

Written by:

El escritor periodista Faverón Patriau desgrana -punto por punto y en referencia al Currículo Nacional- los puntos que están causando discordia entre peruanos.

Las idas y venidas por si existe o no la “ideología de género” en el Currículo Nacional del MINEDU no paran, la división entre peruanos se hace cada vez más notoria y drástica, al punto de llegar a la agresión verbal por ambas partes. Ante esto el escritor periodista Gustavo Faverón Patriau dio a conocer en su cuenta de facebook los puntos por los cuales muchos califican de incorrecto -sin ni siquiera haber leído el Currículo Nacional- razón por la cual decidió desgranar y explicar punto por punto para que este sea entendido por quienes asumen estar informados tan sólo por haber leído un comentario de algún líder de opinión o de terceros.

Foto: Archivo Personal de Gustavo Faverón Patriau

El Post de Gustavo Faverón Patriau dice:

Vamos a dedicarnos por 5 minutos a esa actividad tan rara para muchos peruanos. Leer. Leeremos los pasajes del Currículo Nacional del MINEDU que ha desatado las iras de miles de personas que no lo han leído o no lo han comprendido. Trataré de explicarlo de la manera más simple. Y le pido a cualquiera que quiera defender la idea de que este es un contrabando ideológico inaceptable, que me haga el favor de mandar su opinión, a la que responderé con todo gusto.

Los pasajes supuestamente polémicos son los siguientes (estoy dividiéndoles en puntos, pero es el texto COMPLETO:

1. “Todas las personas, independientemente de su identidad de género, tienen el mismo potencial para aprender y desarrollarse plenamente”.

Ahí dice que todos los seres humanos tienen en principio idéntica capacidad de aprendizaje, sean hombres o mujeres.

2. “La Igualdad de Género se refiere a la igual valoración de los diferentes comportamientos, aspiraciones y necesidades de mujeres y varones”.

Esto signfica que en las aulas peruanas, las aspiraciones, conductas y necesidades de los chicos y de las chicas deben ser valorados por igual.

3. “En una situación de igualdad real, los derechos, deberes y oportunidades de las personas no dependen de su identidad de género, y por lo tanto, todos tienen las mismas condiciones y posibilidades para ejercer sus derechos, así como para ampliar sus capacidades y oportunidades de desarrollo personal, contribuyendo al desarrollo social y beneficiándose de sus resultados”.

Ahí dice que si en el aula (y en la sociedad) hombres y mujeres viven en igualdad, también pueden ejercer sus derechos en igualdad, lo que los conduce a gozar de las mismas posibilidades de aprendizaje y conocimiento. Y que eso significa un aporte al desarrollo del país.

4. “Si bien aquello que consideramos “femenino” o “masculino” se basa en una diferencia biológica-sexual, estas son nociones que vamos construyendo día a día, en nuestras interacciones”.

Esta parte es el supuesto Apocalipsis. Lo que dice, simplemente, es que nuestra idea de lo que es femenino y lo que es masculino en un principio tienen una conexión con la determinación biológica pero se desarrollan y cambian constantemente, lo que hace que cada época (y cada día) redefinamos esos roles. Alguna vez, expresar una opinión en voz alta no era considerado femenino; alguna vez, caminar sola por la calle no era considerado femenino; alguna vez ser policía no era considerado femenino; alguna vez votar no era considerado femenino. Alguna vez dirigir un partido político y candidatear a la presidencia de la república no era considerado femenino. Alguna vez ser enfermero no era visto como masculino; alguna vez, cocinar en casa no era visto como masculino; alguna vez subordinarse a las órdenes de una mujer no era visto como masculino. Todo eso ha cambiado. ¿Por qué? Porque “femenino” y “masculino” no son rasgos inamovibles, sino que los determinamos y construimos día a día.

5. “Si bien las relaciones de género históricamente han perjudicado en mayor medida a las mujeres, también existen dimensiones donde perjudican a los varones”.

Ahí dice que el orden tradicional de nuestra sociedad suele tender a la subordinación de la mujer (y añadimos: también a la violencia contra la mujer) pero que hay instancias en las cuales también afecta negativamente a los hombres. Yo, que estudié en un colegio religioso infestado por el Sodalicio, puedo dar fe de ello: millones de hombres peruanos nos educamos en un mundo en el que uno de los métodos pedagógicos para formar a un hombre dentro de su “masculinidad” era la violencia física desatada y abusiva.

6. “En general, como país, si tenemos desigualdades de género, no podemos hablar de un desarrollo sostenible y democrático pleno”.

Que levante la mano el que no es capaz de entender esa frase.

Y ya. En esas páginas es donde algunos creen ver las palabras satánicas que llaman “ideología de género”. En verdad, basta con leerlas para saber que no hay nada de eso. Lo que hay es una genuina aspiración a formar a todos los estudiantes en condiciones de igualdad. Dicho sea de paso, esas ideas ni siquiera son particularmente progresistas. Deberían ser el sentido común desde hace décadas.

Fuente: Gustavo Faverón Patriau


Y como para graficar mejor la cosa, este es el resultado cuando eres parte de una marcha a la cual asistes sin entender lo que realmente crees estar defendiendo.

 

Marcha #ConMisHijosNoTeMetas – Foto: Internet

Finalmente -y por que con dibujitos es mejor- les comparto un video que grafíca perfectamente lo que un sector piensa que se quiere imponer y que en realidad no es así.


Videos: Sin Credencial / Amaru TVMagic Makers

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *